Amarse a uno mismo ¿Cuántas veces has escuchado hablar de la importancia de esto?

Pero, ¿por qué se habla tanto de amarse a uno mismo si en realidad lo que la gran mayoría de personas quieren es que lo amen los demás?

Esta es una cuestión que, aunque no se expresa abiertamente, sí está de trasfondo en los pensamientos de muchas personas antes de adentrarse en su trabajo personal.

De primeras, generalmente tenemos puesto el foco en el exterior.

Tal o cual persona, mi pareja, jefe, amigos, padres, hijos o la vida en general, no me valoran, no me escuchan, no tienen en cuenta mi esfuerzo.

Y comienza a producirse un desgaste emocional en nosotros porque queremos que el exterior cambie pero en la mayoría de casos esto no ocurre.

Y es que en la escuela se olvidaron de enseñarnos un principio básico de la vida:

“La vida te trata tal y como tú te tratas a ti mismo”

Y es fundamental que tomemos de una vez consciencia de esto:

Nuestra vida en general y las relaciones que tenemos con los demás son un reflejo de la relación que tenemos con nosotros mismos.

De cómo nos tratamos a nosotros mismos:

  • Si tú eres crítico y exigente contigo, seguro que hay a tu alrededor una o más personas que te tratan con exigencia, con crítica o con dureza.
  • Si tú no te valoras, seguro que sientes que hay personas en tu vida que no te valoran.
  • Si tú no te respetas, a tu alrededor habrán personas que no te respeten.

Date un espacio y observa tu vida con sinceridad y honestidad.

Y desde ahí observa cómo te tratas a ti.

Te darás cuenta que tu vida y las relaciones que tienes con los demás son un reflejo de la relación que tienes contigo mismo.

Y por mucho que intentes cambiar el exterior y a los demás, ese reflejo nunca cambiará hasta que no cambies la fuente que lo genera:

TÚ. La relación que tienes contigo, cómo te tratas a ti mismo.

¿Quieres que la vida y las personas de tu alrededor te valoren, te escuchen, te tengan en cuenta y te traten con respeto?

Empieza por hacerlo tú contigo mismo.

Empieza a amarte a ti mismo

Ese cambio interior que realices se va a reflejar en todas las demás áreas de tu mundo exterior.

Por eso es tan importante que el trabajo empiece en ti.

El lema de mi canal, Todo empieza en Ti, no es solo una frase bonita, es la pura realidad.

Porque tú eres el inicio de todo.

Pero por desgracia, la mayoría de nosotros nos sacamos de la ecuación de nuestra propia vida, y nos dejamos en últimos lugar.

En lo último en lo que te centras es en ti, te olvidas por completo de ti y esto termina reflejándose en tu vida exterior (no te sientes valorado, escuchado, mirado…)

Y esto no solo afecta a tus relaciones, afecta a todas las áreas de tu vida.

Condicionamos el amarse a uno mismo a cumplir ciertos estereotipos, objetivos, metas…

Inconscientemente hay algo en nosotros que nos dice:
“Me respetaré y me trataré con amor cuando encuentre una pareja, un empleo, cuando pierda o gane peso, cuando consiga el ascenso, cuando apruebe el examen…”

¿Pero que te hace creer que los demás te valoraran y respetaran hoy, aquí y ahora, en la situación en la que estás si tú mismo no lo haces?

Si tú no te amas a ti mismo y te tratas con respeto, sea cual sea tu situación, tu físico, tu vida actual los demás y la vida tampoco lo harán.

Si tú no te valoras, los demás tampoco lo harán.

Tu vida entera es un reflejo de tus creencias y patrones de comportamiento hacia ti mismo.

No podrás avanzar hacia la vida que deseas desde ese lugar de no valoración, de auto-exigencia y menosprecio hacia ti.

Porque desde ahí lo que encontrarás en el exterior es mas de eso, más exigencia hacia ti, mas menosprecio y no valoración.

Abre los ojos y comienza a amarte a ti mismo, si quieres que la vida y las demás personas lo hagan.

Deja de exigir a los demás que hagan algo que tú no estás haciendo.

Tu autoestima, el amor que sientes hacia ti mismo, no se construye en base a estereotipos, lo que los demás piensan de ti o lo que has conseguido en la vida.

La autoestima se construye en base a lo que tú piensas de ti mismo, cómo te hablas, cómo te valoras, la aceptación de tus luces y tus sombras, se construye por tu respeto hacia ti mismo aquí y ahora, te encuentres en el momento que te encuentres. Hemos de mejorar nuestra relación con uno mismo de manera positiva.

Te invito a parar y realizar un acto de honestidad para contigo:

¿Qué te está mostrando tu vida? ¿Qué te muestran las relaciones con los demás?

Recoge esa información y desde ahí pregúntante y observa:

¿Cómo te estás tratando a ti mismo?

Recuerda:

“La vida te trata tal y como tú te tratas a ti mismo”

Y si quieres cambiar lo de fuera, el primer cambio empieza en ti.

Programa Todo Empieza en Ti

DESCUBRE LOS DETALLES >>>

¿Quieres conocer 3 claves imprescindibles para comenzar a amarte a ti mismo?

Vamos a ello:



1- Cuida cómo te hablas.

Esto es muy importante.

Escucha atentamente cuál es tu dialogo interno hacia ti.

¿Te sueles descalificar?

Comienza a hablarte con respeto, con cariño, con amor, con una actitud de apoyo y ánimo.

Comienza a hablarte como hablarías a una persona que amas.

No te descalifiques ni en broma. Porque tu subconsciente no reconoce la ironía y toma cada palabra que dices como verdad absoluta.

Las palabras que utilizas son más poderosas de lo que crees. Así que háblate con amor y no subestimes el poder que tienen sobre ti.

Si quieres profundizar sobre el poder que tienen las palabras en tu subconsciente te recomiendo ver el vídeo de mi canal No subestimes el poder de tus palabras.

2. Reconoce tus logros.

Esto es algo que pocas personas hacen.

Generalmente ponemos nuestro foco en nuestros errores, en nuestras carencias, en aquello que no tenemos o no queremos de nosotros. Y nos olvidamos de reconocer, observar y celebrar lo que sí tenemos, nuestras bondades y virtudes.

Reconoce tus logros y virtudes cada día, como quien se lava los dientes o se ducha, haz que este reconocimiento forme parte de tu rutina.

Y observa aquello que deseas mejorar no desde el menosprecio sino desde el apoyo hacia ti para mejorar, crecer y avanzar día a día.

3- Reserva tiempo para Ti.

Esto es algo que has de hacer de manera imprescindible.

Hace poco compartía esto mismo con mis suscriptores de email.

Date espacio diario para tu cuidado, para formarte, para aprender, para trabajar en ti, para tu crecimiento.

No vale decirte no tengo tiempo, ni creerte el mensaje de tengo muchas cosas que hacer.

Toma consciencia de que todo ese dialogo viene precisamente de tus patrones de creencias y pensamientos que te llevan a dejarte en último lugar y precisamente es eso lo que tienes que comenzar a cambiar ya.

El cuidado y trato hacia ti ha de formar parte de tus prioridades.

Trabaja el sentirte merecedora o merecedor de tu propio cuidado y de reservar tiempo para ti. Es fundamental que te trates como una persona de valor.Has de empezar a relacionarte contigo mismo de manera positiva.

Porque la consecuencia de tratarte como alguien de valor, es que terminas sintiéndote alguien valioso y como hemos visto esto termina reflejándose en tu mundo exterior.

Trabaja en ti, tú puedes cambiar y reprogramar los pensamientos, palabras, actitudes y comportamientos que estás teniendo hacia ti y comenzar a amarte a ti mismo.

Deja de ser tu peor enemigo y conviértete en tu mejor apoyo.

Amarse a uno mismo pasa por escucharse, aceptarte, apreciarse, valorarse y respetarse.

Toma consciencia de que la relación que más tienes que cuidar es precisamente la que tienes contigo mismo porque a partir de esa relación se reflejarán todas las demás de tu vida.

Y recuerda que Sin Acción No Hay Transformación.

Son las pequeñas acciones llevadas a la práctica las que producen cambios y resultados reales en ti. Así que no te quedes únicamente en la teoría de los vídeos y aplica estas estrategias que te comparto en tu vida.

Todo empieza en Ti