Autoestima ¿Qué es?

La autoestima es la visión que tenemos de nosotros mismos. Y es fundamental cuidarla. Vamos a conocer puntos claves para aumentar y mejorar la autoestima, y así reestablecer la percepción que tenemos de nosotros mismos.

La autoestima es ese conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y comportamientos dirigidos hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser y estar en la vida, hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestra personalidad.

Y está muy relacionado con la forma cómo te tratas.

De hecho, mi definición de autoestima, está más relacionada con la forma en qué te tratas, te respetas, te tienes en cuenta. En definitiva el amor que tienes por ti mismo.

Se suele decir que tenemos:

  • una autoestima alta cuando la percepción que tenemos de nosotros es buena, agradable y nos tratamos con respeto y amor, y
  • una autoestima baja cuando nuestra percepción es negativa, no nos gustamos, incluso llegamos a creer que valemos menos que otras personas y nos menospreciamos constantemente.

La realidad es que un porcentaje muy alto de la población tiene un bajo nivel de autoestima.

Y esto es algo alarmante porque la autoestima es un aspecto clave que marca nuestra salud emocional, mental e incluso física.

Debemos crear una autoestima sólida y cuidar de nosotros mismos si queremos sentirnos emocionalmente sanos y plenos.

Sin embargo, desde pequeños, nos enseñaron a mirar antes por los demás que por nosotros mismos. La gran mayoría de personas hemos aprendido a respetar primero las necesidades de los demás y a sentirnos culpables en aquellos casos que anteponíamos nuestras necesidades a las de otras personas.

Y cuando, ahora, pensamos en mirar por nosotros, en cuidarnos, en anteponer nuestras necesidades automáticamente se activa en nosotros la creencia de que estamos siendo egocéntricos, egoístas, vanidosos…

Esta creencia nos llevó, poco a poco, a desconectarnos de nuestras propias necesidades, a dejar de escucharnos, a negarnos, incluso anularnos; dañando nuestra autoestima al crecer creyendo que cubrir nuestras necesidades era un acto egoísta.

Pero la realidad es que la autoestima, o amor hacia uno mismo, nada tiene que ver con el egocentrismo, la arrogancia o el narcisismo.

Y es fundamental romper esta tóxica creencia de que tienen relación, para reestablecer y mejorar la autoestima.

Autoestima y Egocentrismo. Sus diferencias

Como te decía existen grandes diferencias entre una persona egocéntrica y una persona con un alto nivel de autoestima.

Diferencias que es importante que conozcas para que comiences derribar falsos mitos y mejorar y aumentar tu autoestima.

¿Quieres conocerlas? Descubre las 6 principales diferencias entre Autoestima y Egocentrismo:

Puedes verlas también en este vídeo:



Diferencia nº 1

  • La persona egocéntrica tiene una admiración excesiva y exagerada por sí mismo por su aspecto físico, o por sus dotes o cualidades.
  • La persona con un alto nivel de autoestima es consciente de sus virtudes y también de sus imperfecciones y reconoce cada una de ellas.

Diferencia nº 2

  • La persona egocéntrica necesita todo el tiempo que le presten atención, necesita ser el centro de todas las miradas, interactúa desde el recibir de los demás; si no recibe se siente dolido o molesto.
  • La persona con un alto nivel de autoestima se preocupa por sí mismo y por los demás, interactúa desde la escucha, la atención y la aportación a los demás.

Diferencia nº 3

  • La persona narcisista rara vez podrá empatizar contigo porque está totalmente centrada en él o en ella y no ve más allá de sus creencias, sus pensamientos, sus emociones y sus acciones.
  • La persona con un alto nivel de autoestima tiene la capacidad de ver más allá de sus propias creencias, pensamientos, emociones y acciones. Tiene la capacidad de empatizar con los demás. Desde ese amor sano hacia sí mismo/a conecta con el amor hacia los demás y empatiza muchísimo con los demás.

Diferencia nº 4

  • La persona narcisista difícilmente aceptará una crítica, incluso siendo constructiva. Difícilmente aprenderá de sus errores y, por el contrario, mostrará muchísima agresividad ante ellos.
  • La persona con un alto nivel de autoestima, al ser consciente de sus imperfecciones, acepta sus errores y las críticas constructivas como fuente de aprendizaje. Y es capaz de ver que las críticas destructivas de otras personas, nada tienen que ver con ellos mismos.

Diferencia nº 5

  • La persona narcisista piensa en ella misma por encima de todas las cosas. Y solo coopera con otras para obtener un beneficio a cambio.
  • La persona con un alto nivel de autoestima piensa en ella y en los demás. Es generosa y cooperativa.

Diferencia nº 6

  • La persona narcisista piensa que está por encima de los demás y siente que es el centro de la vida.
  • La persona con un alto nivel de autoestima sabe que ninguna persona está por encima de otra. Sabe que ella es la encargada de cuidar de sí misma, pero siempre desde el amor hacia ella misma y hacia los demás.

Las personas con un alto nivel de autoestima saben que sus necesidades no están por encima de la de los demás, pero son conscientes de que no pueden dar algo que no tienen: no pueden dar amor, si antes no se quieren a sí mismos, no pueden cubrir las necesidades de los demás y ofrecer ayuda a los demás desde su mejor apoyo si antes no han cubierto sus propias necesidades.

Una persona con un alto nivel de autoestima prioriza sus necesidades, no desde la exigencia a los demás, si no desde su propia capacidad de cubrirla y buscar ayuda cuando la necesite.

Una persona con un alto nivel de autoestima prioriza sus necesidades, no desde el egoísmo, sino desde el estar bien y sentirse bien para, desde ahí, poder dar lo mejor de sí mismo a los demás.

No puedes dar desde tu mejor versión aquello que previamente no tienes.

Si lo hacemos, si damos algo que no tenemos, lo haremos desde el sufrimiento y el deterioro de nosotros mismos. Que por desgracia es lo que en general sucede.

Tú eres la base desde la que se construye tu vida y, conectar contigo, escucharte, cubrir tus necesidades y ofrecerte cuidado, respeto y amor a pesar de tus errores, de tus imperfecciones y tus equivocaciones, es la base para crear una autoestima sólida, que te permitirá construir todo lo demás en tu vida desde esa fortaleza y amor hacia ti mismo y hacia los demás.

Por eso es fundamental aumentar la autoestima, crear una autoestima sólida, que te permita conectar contigo y fortalecer el pilar más importante de tu vida, que eres TÚ.

¿Cómo?

Pues dejando a un lado ciertos hábitos que lejos de aumentar y mejorar la autoestima, lo que hacen es continuar destruyéndola día tras día.

Y poniendo nuestra energía en mejorar la autoestima y subir la autoestima día a día.

Comencemos por conocer esos hábitos destructivos que te están dañando para que dejes de cometerlos.

Autoestima: 5 Hábitos que la Destruyen

1. Compararte con los demás.

El hábito de compararte con los demás es un comportamiento muy destructivo cuando lo que haces con esa comparación es resaltar tus inseguridades, tus carencias, tus imperfecciones, errores, faltas…

¿Y qué ocurre? Que con ello estás poniendo todo el foco en lo que te falta.

Y finalmente te crees que tienes más carencias que virtudes, cuando eso en realidad no es cierto.

2. Descalificarte.

Pregúntate:

  • ¿Cómo te hablas generalmente?
  • ¿Hablarías así a un amigo?

Escucha atentamente cuál es tu dialogo interno hacia ti.

  • ¿Te sueles descalificar?
  • ¿Cómo esperas tener una autoestima sólida y confianza en ti si tú misma o tú mismo estas dañándote cada día?

Muchas veces exigimos respeto a los demás y nosotros somos los primeros que no nos respetamos.

Por favor, deja de hacer eso.

3. Victimizarte.

Cuando piensas que los demás, tu pareja, tu jefe, la sociedad, el mundo, o incluso una enfermedad es la causa de todos tus males; estás cediéndole todo el poder de tu vida a esas personas o
situaciones.

Es como si te estuvieras poniendo unas cadenas, que te impiden hacer algo para poder vivir mejor.

El mundo está lleno de problemas, sí es cierto, pero también de soluciones.

Y en tu mano esta decidir si quieres permitir que todas esas cosas despedacen el pilar más importante de tu vida, que eres tú, o decidir centrarte en la búsqueda de soluciones a tus problemas y no quedarte estancada o estancado en el dolor.

Yo te invito a centrarte en la búsqueda de soluciones.

4. Centrarte en los errores.

Esto es un hábito que viene instaurado, en muchos de nosotros, desde la infancia. Ya que en nuestra infancia se enfocaban muchísimo en nuestros errores e incluso se nos castigaba por ellos.

Pero ya no somos niños y ese hábito se puede cambiar.

Trabaja en ti para enfocarte en tus logros por pequeños que sean, y utiliza tus errores como fuentes de aprendizaje, no como motivo de condenación y castigo.

5. Exigirte demasiado.

Ten presente que eres humano o humana. Sí, como lo oyes.

Muchas veces se nos olvida darnos cuenta que somos humanos y que en nuestra condición existe la vulnerabilidad, los errores, la imperfección…

Y nos exigimos fortaleza absoluta, eficacia total, en definitiva perfección.

Algo que no existe en la condición humana.

Busca la excelencia en ti, tu crecimiento y avance pero hazlo desde el amor.

¿Te detectas realizando alguno de estos hábitos en tu vida diaria?

Si es así, es fundamental que trabajes en ti para mejorar tu autoestima.

Programa Todo Empieza en Ti

DESCUBRE LOS DETALLES >>>

Deja de ser tu propio opresor y maltratador y conviértete en tu mejor motivador para llegar donde quieres.

En este vídeo también te hablo de estos hábitos que lejos de aumentar tu autoestima la destruyen por completo.

Pero no te olvides de seguir leyendo porque a continuación te hablo de aquellos hábitos a instalar para aumentar la autoestima:



Solo conseguirás una autoestima solida cuando dejes de ser tu peor enemigo y empieces a convertirte en tu mejor amigo y aliado.

¿Cómo mejorar la Autoestima?

Aumentar la Autoestima: 5 Consejos

1. Deja de buscar la aprobación de los demás.

Desgraciadamente, la mayoría de personas, vincula su autoestima en función de lo que recibe del exterior.

Esto es algo muy habitual porque, desde muy pequeños, empezamos a tomar una droga a la que seguimos siendo adictos.

Esa droga se llama Aprobación. A todos nos han dado a probar de esa droga y, de alguna manera, sin saberlo muchas personas se han vuelto adictos a la opinión de los demás.

La opinión de cualquier persona, incluso desconocida, puede en un momento dado hacerte feliz o miserable.

Si nos hacen un comentario positivo, automáticamente nos sentimos mejor con nosotros mismos; pero si nos critican, o nos dicen algo que no nos gusta, enseguida dudamos de nosotros, de nuestra valía…

Desintoxícate de esa droga que llevamos tomando desde que somos niños.

Olvida lo que otros piensen de ti. No es de tu incumbencia, es su creencia, su opinión, su vida.

2. No te compares con nadie.

Como te comentaba antes este es un muy mal hábito que lejos de ayudarte a aumentar o mejora tu autoestima, la va a ir quebrando día a día.

En primer lugar, no tiene ningún sentido querer ser quien no eres.

Y te estás haciendo mucho daño comparándote con alguien que no eres tú. Porque al compararte lo que haces es enfocarte en lo que tú no tienes y terminas por creer que eres menos, cuando no es así.

Observa aquello que estás admirando de la otra persona, pero míralo desde un lugar de información, no de menosprecio hacia ti.

Esa persona con la que te comparas, en realidad, te está reflejando algo que anhelas y no te estás permitiendo tú.

Utiliza esa información como fuente de información para crecer y transformar aquello que hayas de transformar, pero deja de utilizarlo para menospreciarte e infravalorarte.

3. No relaciones tu Valía Personal con tus miedos y tus inseguridades.

Tus miedos e inseguridades no son más que una señal de que quieres hacer algo nuevo o de que algo nuevo está pasando en tu vida.

No tiene absolutamente nada que ver con tu Valía Personal, ni con tu capacidad de hacer frente a esa situación o no.

Es una emoción inherente a esa novedad, a algo que tu mente no ha hecho nunca o no suele hacer y no tiene absolutamente nada que ver con tu Valía.

¿Tienes miedo o inseguridad por algo?

Trabaja en ello, invierte tu energía en aumentar tu seguridad, pero quita de la ecuación lo relacionado con tu valía porque nada tiene que ver una cosa con la otra.

4. Dedícate tiempo.

Escúchate, reconócete, descubre ese ser único y especial que eres, y valórate por ello.

No vale decirte no tengo tiempo, ni creerte el mensaje de tengo muchas cosas que hacer.

Toma consciencia de que todo esto viene precisamente de tus patrones de creencias y pensamientos que anteponen a todo lo demás por encima de ti mismo.

Trabaja el sentirte merecedora o merecedor de tu propio cuidado. Es fundamental que te trates como una persona de valor.

Porque, la consecuencia de tratarte como alguien de valor, es que terminas sintiéndote alguien valioso.

5. Vive tu vida siendo Tú.

Decide vivir la vida como realmente deseas.

Haz aquello que tú quieres hacer, haz cosas que te llenen, que te hagan sentir bien, viste como a ti te guste.

Vive tu vida siendo tú, no lo que los demás quieren que seas.

En este vídeo te hablo también de estos 5 pasos para aumentar la autoestima:



Cuando aprendes a valorarte de verdad y reconoces tu verdadero Valor nada ni nadie puede hacerte sentir menos.

Así que céntrate en quererte y cuidarte.

Sólo tienes una vida. Empieza a vivirla queriéndote.

Eres único y maravilloso. No permitas que nadie te haga sentir lo contrario.

Todo empieza en Ti