No sé en qué parte del mundo te encontrarás, pero es muy posible que en este momento estés en periodo de cuarentena.

Nadie puede negar que estamos en un momento complicado para todos a nivel mundial.

Pero incluso, los momentos complicados podemos aprovecharlos también de manera positiva.

Y eso no depende del coronavirus, sino que depende únicamente de nosotros.

En nuestra mano está hacer de esta cuarentena, en la que muchos de nosotros estamos, una cuarentena positiva.

Muchas personas están preocupadas y ansiosas en estos momentos.

Y  aunque esto es algo normal en esta situación, es importante que, cada uno de nosotros, pongamos de nuestra parte para no alimentar aún más la inquietud y preocupación.

No solo por tu salud mental, emocional y física, sino pensando también en no contagiar de inquietud a las personas que están contigo.

Hoy quiero compartir contigo 5 Claves para que vivas una cuarenta en positivo:

1.- Céntrate en el aquí y ahora.

Cada mañana céntrate únicamente en el día que estás viviendo, en ese día presente.

Muchas personas en este momento están viviendo con miedo, angustiadas y preocupadas, generando con su estado anímico un estrés constante en su cuerpo.

Y esto, además de tener un impacto negativo en su estado emocional y mental, provoca un impacto negativo en su estado físico, disminuyendo sus defensas.

Es muy importante que frenes tu bucle de preocupación.

La ansiedad es nuestro enfoque hacia el futuro con miedo.

Nuestra mente no distingue entre realidad, pensamientos e imaginación. Cuando constantemente estamos anticipando escenarios futuros, situándonos en las peores opciones que podamos vivir… nuestro cuerpo lo siente como real.

Esa hipótesis o escenario no ha ocurrido, pero tu cuerpo lo vive como si fuera totalmente real, generando cortisol y adrenalina en exceso en nuestro organismo y debilitando nuestro sistema de defensas.

Cuando estamos constantemente pensando en que pasará mañana, o dentro de una semana, o dentro de un mes, preocupados por nuestro empleo, imaginándonos que lo peor puede suceder, viendo noticias, leyendo artículos especulativos etc… lo único que estamos haciendo es llenarnos de unas emociones innecesarias porque, en realidad, esa situación no existe, pero la emoción, y su impacto en ti, lo vives como 100% real.

Toma consciencia de que, este momento, enfocarte más allá de lo que puedes hacer hoy, es algo totalmente ineficiente. Sobre todo cuando tratas de prever cosas que no están a tu alcance y que no sabes si realmente ocurrirá.

Cada día céntrate únicamente en el hoy, en el instante que estás viviendo (agradece por tu día, busca la manera de disfrutar de él sin pensar en el mañana…

Sea lo que sea lo que pase… no va a depender de ti.

Céntrate en hacer de cada día el mejor día de tu vida.

¿Encerrado en casa Nuria?… Sí!!! Encerrado en casa!!!

Céntrate en hacer de ese día el mejor 🙂. Esa tiene que ser tu principal tarea del día 😉

2. Información SÍ, sobreinformación NO

Enciendes la tele y todo son noticias alrededor del coronavirus…

Número de infectados, de fallecidos, medidas económicas, especulaciones sobre qué pasará dentro de una semana, de dos…

Entras en tus redes sociales y continúa el bombardeo de noticias, vídeos y publicaciones sobre el coronavirus.

Noticias que llaman mucho la atención por sus titulares pero que no nos hacen ningún bien estar constantemente leyendo o mirando.

Si no puedes desconectarte de las noticias, fíjate un horario al menos un horario para estar informado y evita a toda costa la sobreinformación.

Fíjate 10 minutos, 30 minutos al día… yo te invito a que no excedas más de ahí.

Sé que es algo complicado, que quizá pienses que no hay muchas cosas que hacer en casa y los titulares de las noticias que te encuentras llaman mucho tu atención, a nuestro cerebro le encanta el morbo y los medios de comunicación lo saben, pero…

Por tu salud emocional, mental y física no entres en el juego de la sobreinformación.

Recuerda que donde pones tu atención va tu energía y es ahí donde tu realidad se crea.

Si centras tu atención en el bombardeo de noticias, la realidad de tu día será agitación, preocupación, inquietud, miedo…

Mantente informado si lo necesitas, pero acota tus dosis de información, y dirige tu atención y energía a cumplir el propósito que te compartí en el punto anterior:

Hacer de ese día, no otro día más de confinamiento, como quien lo pasa en una cárcel, sino tu mejor día.

Busca la manera no de sobrellevar esta cuarentena, sino de aprovecharla al máximo de manera positiva.

3. Crea Rituales

¿A que me refiero con rituales?

Pues sencillamente a crear rutinas diarias.

Pero como la palabra rutina es una palabra que suele tener connotaciones negativas para muchas personas, prefiero utilizar la palabra ritual, que suena más bonita 😉

Como ya sabes, la incertidumbre genera estrés. Y esta incertidumbre también se traslada a lo que hacemos en nuestro día a día.

Muchas personas asocian quedarse en casa con quedarse en pijama todo el día y tirarse en el sofá, comer cuando les apetece levantarse del sofá, y no hacer nada más que lo estrictamente necesario.

Y eso quizá está bien cuando llevas una vida ajetreada, donde estás todo el día fuera de casa de acá para allá, y aparece un día la posibilidad de quedarte en casa.

Pero no estamos en ese momento.

Nos esperan bastantes días de confinamiento, y si este es tu caso y tu cerebro tiene asociado quedarse en casa con estar en pijama y no hacer nada, es importante que rompas esa asociación.

Como te decía, la incertidumbre nos genera estrés.

Si tus días durante el confinamiento son caóticos, estarás incrementando el estrés en ti.

Es importante que crees una rutina o ritual, y si tienes niños pequeños en casa con más motivo:

  • Levántate más o menos a la misma hora.
  • Realiza algo de ejercicio en casa. Échale imaginación o busca vídeos de entrenamientos en YouTube que seguro que encuentras centenares.
  • Dúchate y vístete cada día. Deja el pijama para la hora de dormir.
  • Marca un horario de comidas.
  • Mantén tu casa ordenada. El desorden también genera estrés y en este momento hemos de reducir al máximo aquellas fuentes productoras de estrés.

No se trata tanto de horarios fijos e inamovibles como de crear una estructura para tu día. Permítete flexibilidad en los horarios pero intenta mantener la misma estructura en tu día a día.

Esto dotará a tu cerebro de seguridad, algo que en estos momentos de caos le vendrá muy muy bien.

4. Agradece cada día

Marca un espacio inamovible en el ritual de tu día para agradecer.

De la noche a la mañana, nuestra situación ha cambiado drásticamente y la sensación general que posiblemente tengas es de pérdida, de falta, de carencia…

Desde esta situación en la que nos encontramos es muy fácil conectar con la escasez y todas las sensaciones de insuficiencia, privación y necesidad asociadas a ella.

Es importante que te centres en conectar con aquello que sí tienes y agradezcas por ello.

Pero no agradezcas desde la pena y la tristeza.

Conecta con el agradecimiento desde un estado de alegría, de satisfacción, de amor, de gratitud elevada.

Te voy a dejar aquí un enlace a mi artículo El Poder de la Gratitud para que profundices en el poder de la gratitud y, si aún no estás utilizando este poder, a partir de hoy reserves un espacio de al menos 5-10 minutos para ponerlo en práctica cada día.

Te aseguro que serán los 5-10 minutos más beneficiosos de tu día:

Introduce este espacio de gratitud dentro de tu ritual o rutina diaria

5. Perdona

Quizá te sorprenda esta clave, pero estamos en el momento perfecto para quitarnos peso de nuestras, muchas veces pesadas, mochilas emocionales.

Algunas personas son reacias a perdonar.

Se dicen a si misma: “esa persona no se merece que lo perdone, no puedo hacerlo”.

Creyendo, erróneamente, que el perdón es algo que da a la otra persona, cuando el perdón es algo que beneficia, únicamente, a la persona que lo da.

Louise Hay decía:

“El perdón es para ti porque te libera. Te permite salir de la prisión en la que estás”

Y así es, a la única persona que beneficia el perdón es a ti.

En mi libro, Despierta Todo empieza en Ti, hablo del perdón más profundamente. Si deseas profundizar, te animo a leerlo.

Este puede ser un gran momento para despertar.

Puedes adquirir mi libro aquí

Este es un buen momento para abrir la puerta de tus prisiones.

Suelta el rencor y el odio que hayas estando cargando.

Buda decía:

“Aferrarse al odio es como tomar veneno y esperar que la otra persona se muera”

Aprovecha este momento de tu vida para soltar y dejar de tomar el veneno que el rencor y el odio traen consigo.

¿Qué tienes que hacer?

No se trata de excusar a la persona, ni llamarla para decirle: «te perdono»

Se trata, únicamente, de sentarte contigo y permitirte soltar tu rencor, dejarlo ir.

El coronavirus ha podido traer muchas cosas “negativas” con él; pero también ha traído muchas cosas positivas, y una de ellas es abrirnos los ojos para darnos cuenta de lo verdaderamente importante en la vida.

Te invito a que aproveches este confinamiento para soltar tus cargas, abrir las puertas de tus prisiones y liberarte a ti, liberar tu ser de todo aquello que te contamina y que al único que envenena es a ti.

Incluye también el perdón en tu ritual o rutina diaria. Quizá un buen momento es justo después de tu ritual de agradecimiento.

Estas son mis 5 claves para vivir tu cuarentena de forma positiva.

Espero que te sean útiles y sobre todo espero de corazón que las apliques a partir de hoy mismo si aún no lo estás haciendo.

Antes de despedirme, quiero regalarte una 6ª Clave que engloba a todas las demás y que es la más importante de todas:

Cuida de Ti y de los tuyos

Enfócate en cuidar de ti y amarte; y cuidar y amar a los tuyos también.

No es momento de exigencias, es momento de cuidarnos, es momento de contención, de comprensión y de transmitir amor.

Recuerda, Todo empieza en Ti.

Te mando un abrazo enorme

Nuria